Debilidad muscular cervical

Patologia Debilidad muscular cervical

¿Qué es la debilidad muscular cervical?

Un elevado porcentaje de la población tiende a sufrir dolores cervicales, esto es debido a una debilidad de la musculatura anterior del cuello ya que con el paso de los años y la evolución nos hemos abandonado la cuadrupedia y nos hemos hecho bípedos… de esta forma la cabeza ya no va en posición horizontal sino en vertical.

Es la musculatura posterior del cuello la que es responsable de mantener la cabeza en su posición neutra para que la vista esté en la posición idónea, por tanto, realiza un sobre esfuerzo y acaba generándose una sobrecarga que conlleva a una serie de contracturas y dolores de cabeza. Hasta aquí todo es normal. Se trata la patología y se resuelve, pero… con mucha frecuencia, el paciente vuelve a sufrir recaídas y la patología se hace crónica. Y nos hacemos adictos al tratamiento ya que nos alivia los síntomas, al menos, temporalmente.

En el caso de que la musculatura anterior del cuello tuviese un buen tono muscular el reparto de cargas sería más equitativo y el dolor cervical se vería reducido así como los dolores de cabeza. Pero esta musculatura no la solemos trabajar o entrenar y generalmente nuestro terapeuta de confianza se olvida de ella. La musculatura anterior profunda del cuello es la gran olvidada.

No hay que confundir el tono y tamaño de la musculatura externa o superficial con la profunda (la profunda es la que suele dar patología). Son muchos los pacientes que acuden al gimnasio y poseen unos enormes trapecios y deltoides y sin saberlo poseen una musculatura profunda muy débil.

Síntomas:

Dolores cervicales diarios y el paciente ya está acostumbrado a convivir con ellos.

Suelen ser pacientes con dolores de cabeza frecuentes y con sensación de mareos o vértigos.

En general cualquier persona que curse con dolor de cuello más de 2 años, los dolores cervicales irán acompañados de mareos y de dolores de cabeza, y todo ello como consecuencia de la debilidad muscular profunda del cuello.

Diagnóstico.

El uso del Stabilizer nos ayuda a detectar estos casos. Al paciente se le colocará el Stabilizer debajo del cuello y se le pedirá que ejerce fuerza en una determinada posición y la aguja del manómetro del dispositivo nos dirá la fuerza que puede llegar a ejercer el paciente.

¿Cuál es la solución?

Una buena movilización del cuello junto con una tonificación, que haga mantener el cuello en la posición más sana para que no sufra y la carga sea bien repartida entre ambas partes.

Tratamiento:

Lo primordial es quitar el dolor con técnicas descontracturantes (Masaje Descontracturante, Punción Seca, calor en profundidad mediante Diatermia) para posteriormente realizar ejercicios de control motor específicos y pautados para cada paciente de forma personal. Hasta que no se fortalezca esta musculatura profunda no desaparecerán las sensaciones de inestabilidad o mareos. Cada paciente requiere una dosis, una intensidad y una frecuencia de ejercicios personalizada.

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?