Hernias discales y ciática

Patologia Hernias discales y Ciática

¿Qué es una hernia discal lumbar?

Las vértebras de la columna están separadas por discos que amortiguan la columna vertebral y dejan espacio entre ellas permitiéndonos una movilidad armónica.

El disco intervertebral está compuesto por el núcleo pulposo del disco, cuya función es permitir y servir de apoyo al movimiento de la columna y por el componente externo, llamado Anillo fibroso es el encargado de contener el núcleo. Cuando esta cobertura exterior se fisura, el núcleo sobresale y provoca la hernia discal. Este fragmento herniado ejerce una presión contra el Saco Dural o contra las raíces nerviosas emergentes del nervio Ciático provocando dolor lumbar o dolor en las piernas (dolor ciático).

La hernia discal lumbar se encuentra localizada entre una de las 5 vértebras lumbares. Tienden a ser las más frecuentes de toda la columna vertebral por ser la zona que soporta más peso y la que realiza mayor fuerza durante el día. Son más frecuentes en los hombres de mediana edad y de edad avanzada

Causas de las hernias discales:

Las causas principales que provocan estas fisuras son el envejecimiento, la carga sostenida de la columna, debilidad muscular, sedentarismo y enfermedades genéticas.

A medida que envejecemos, los discos se deshidratan y pierden flexibilidad y elasticidad. Las estructuras adyacentes de la columna como los ligamentos, se vuelven vulnerables y frágiles debido al aumento de carga generada por el desgaste discal. Este proceso de degeneración conllevará a la herniación del disco.

Otros factores de riesgo pueden incluir: levantar objetos pesados, tener sobrepeso, mantener la misma posición durante horas y llevar una vida sedentaria.

Patologia Hernias discales y Ciática

Síntomas graves de dolor en la columna vertebral lumbar:

Los síntomas principales que describen una afectación de este tipo son:

  • Dolor lumbar (zona baja de la espalda) producido por la contractura muscular secundaria generada en la zona afectada.
  • Dolor irradiado, conocido como Ciática o Ciatalgia, que se trata de un dolor punzante o quemazón que se extiende por las extremidades. En el caso de la hernia discal lumbar en la zona glútea, puede extenderse desde la pierna hasta los dedos del pie.
  • Entumecimiento, pérdida de sensibilidad y/u hormigueo en la zona del dolor irradiado.
  • Debilidad en la movilidad de las extremidades afectadas (impotencia funcional).
  • Síntomas urinarios, con pérdida de sensibilidad en la zona genital o perineal. Puede ir asociado a la dificultad para el vaciamiento o retención urinaria.

Resumiendo, en general el 80% de la población tiene protrusiones discales o hernias discales a nivel lumbar pero normalmente son asintomáticas y no dan clínica. Cuando son tan grandes que comprimen alguna raíz nerviosa los dolores son insoportables pudiendo extenderse por cara posterior del muslo, gemelo e incluso llegar a los dedos del pie. Cuando esto ocurre se dice que tenemos una Ciática, Ciatalgia o compresión del nervio Ciático.

¿Qué hacer cuando nos duele la hernia?

Algunas causas  frecuentes que pueden empeorar los síntomas y provocar más dolor  son:

  • Permanecer en posición estática durante un tiempo prolongado, por ejemplo durante la noche.
  • Realizar aquellos ejercicios o movimientos que provoca el dolor y por tanto irritan el nervio.
  • Flexionar la espalda o caminar de forma prolongada.

Patologia Hernias discales y Ciática

Algunas formas para aliviar el dolor de la hernia discal o de prevenirlo:

  • Cambios de postura a intervalos de 10-20 minutos.
  • Permanecer colgados algunos minutos y varias veces al día para descomprimir las vértebras.
  • Realizar movimientos que no nos produzcan dolor. Es decir, movernos en dirección contraria al gesto que nos provoca el dolor.
  • Mantener una musculatura fuerte con ejercicios de mantenimiento.
  • Mantener una vida sana y un peso equilibrado.

Tratamiento:

La primera estrategia de tratamiento es descontracturar la musculatura periarticular afectada con Masaje Descontracturante o Punción Seca (según la profundidad y localización de la zona afecta). Esta primera fase de tratamiento se combinará con técnicas de empujes vertebrales tipo Maitland y con Técnicas Osteopáticas de desbloqueo. Más efectivo aún pueden ser las técnicas o ejercicios de Mckenzie que el paciente se llevará como tarea para realizar en su casa. Si no se consigue el resultado esperado con la fisioterapia se pueden realizar bloqueos con anestésicos y antiinflamatorios mediante Infiltraciones Ecoguiadas. También está recomendado el ozono como antiinflamatorio natural(Ozonoterapia). Son muchos los estudios que dan evidencia al uso del Ozono para la reabsorción de las protrusiones.

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?