Epicondilitis o codo de tenista

Patologia Epicondilitis o codo de tenista

¿Qué es el codo de tenista o la Epicondilitis?

Se conoce coloquialmente como codo de tenista, pero su denominación médica es Epicondilitis. El sufijo ‘itis’ indica inflamación, luego el codo de tenista es una inflamación de los tendones Epicondileos que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo. Esta musculatura es la que se encarga de controlar los principales movimientos de la mano.

En realidad, a pesar de su nombre, el codo de tenista no implica una inflamación visible – de ahí que entre sus síntomas no se encuentre el tener el codo hinchado – sino que son los tendones los que están inflamados y ocasionan el dolor y las molestias. Pero incluso yendo más allá, las últimas investigaciones sobre este tema indican que generalmente no hay una inflamación de los tendones de inserción en el epicóndilo sino más bien una degeneración de los mismos. La inflamación es una etapa inicial que generalmente si no se resuelve o trata a tiempo termina en una degeneración. Es por lo tanto más correcto hablar de Tendinosis que de tendinitis.

El tendón común epicondileo es la unión del tendón del músculo extensor común de los dedos y del músculo extensor corto del carpo. La inflamación o degeneración de este tendón es la principal causa de dolor en la zona lateral del codo.

Síntomas del codo de tenista:

  • Dolor en la parte lateral del codo o parte externa que ocasiona molestias al realizar movimientos como presa o agarre en la mano.
  • Dolor punzante si se palpa la parte lateral externa del codo.
  • El dolor se reproduce al palpar en la parte lateral del codo, al estirar los músculos extensores de la muñeca y de los dedos, y al oponerse a su contracción.

Existen otros trastornos y enfermedades que cursan con dolor en la parte lateral del codo y que no se deben a la lesión de los tendones como algunas patologías de la columna cervical o determinadas alteraciones internas de la articulación del codo.

Patologia Epicondilitis o codo de tenista

¿Quién padece más esta dolencia?

La epicondilitis es frecuente. La padece entre el 1 y el 3% de la población general, algo más común en el sexo masculino, y es más común su inicio entre los 40 y los 50 años.

La máxima incidencia, al igual que ocurre en la osteoporosis, se da en mujeres de 42 a 56 años de edad entre las cuales enferman una de cada diez tendiendo a afectar la extremidad dominante.

Colectivos de ciertas profesiones como mecánicos, carpinteros, tejedores…etc, tienen más riesgo de padecerla. A pesar de ser llamada habitualmente síndrome del tenista o codo de tenista, los deportes de raqueta son la causa directa tan sólo en el 5% de los casos. Ya que tal y como hemos dicho anteriormente se relaciona con otras múltiples ocupaciones (oficinistas, tareas del hogar, construcción, jardinería, carpintería, caldereros, etc.)

Causas que provocan el codo de tenista:

La epicondilitis es una enfermedad que se da por sobreuso, es decir, por realizar esfuerzos repetitivos realizados con los músculos que extienden la muñeca y los dedos y relacionados con las actividades cotidianas.

Aunque suele producirse generalmente por un movimiento repetido o un sobreesfuerzo en la articulación del codo no siempre es así, y hay otros factores como por ejemplo una mala biomecánica o mala técnica en la realización del gesto deportivo, problemas metabólicos (diabetes, obesidad, hipercolesterolemias…etc.), o la ingesta de algunas familias de antibióticos.

Pronóstico de curación de la epicondilitis, ¿Cuánto tarda?

En general, la epicondilitis es una enfermedad de buen pronóstico, pero es común que sus síntomas persistan varios meses antes de curar definitivamente.

En un 20% de pacientes, los síntomas pueden persistir más allá de los 18 meses.

Patologia Epicondilitis o codo de tenista

Diagnóstico:

El diagnóstico es fácil en la mayoría de los casos, basado en la sintomatología, en la exploración clínica y palpación y apoyado en las imágenes ecográficas que se le realizarán en consulta.

La ecografía es clave en el diagnóstico y resulta particularmente interesante ya que permite confirmar de inmediato el diagnóstico de la epicondilitis, y además puede utilizar para guiar la inyección de sustancias o cualquier otro tipo de tratamiento.

Tratamiento:

La primera estrategia de tratamiento es la fisioterapia: Descarga muscular mediante Masaje Descontracturante o con Punción Seca, Neurodinamia o movilización neural para reducir el dolor y la Electrolisis Percutánea Musculoesquelética ecoguiada + ejercicios excéntricos. El éxito o el fracaso con la Electrolisis viene marcado por la precisión del tratamiento. Por este motivo siempre se realizará con técnicas ecoguiadas. Si la fisioterapia fracasa, se abre un abanico grande de técnicas que podemos realizar: El uso de Ozono, El uso de Plasma Rico en Plaquetas (P.R.P) o factores de crecimiento, Infiltraciones de Corticoides o incluso la microcirugía con técnicas ambulatorias mínimamente invasivas.

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?