Periostitis tibial

Patología periostitis tibial

¿Qué es la Periostitis Tibial?

El término «dolor en las espinillas» se refiere al dolor que se extiende en la espinilla (tibia), el hueso grande que se encuentra en la parte delantera de la parte inferior de la pierna. Los dolores en las espinillas son frecuentes en los corredores, los bailarines y los reclutas militares.

Conocido en términos médicos como síndrome por sobrecarga de la parte media de la tibia, el dolor en las espinillas suele ocurrir en atletas que recientemente han intensificado o cambiado sus rutinas de entrenamiento. El incremento de la actividad, sobrecarga los músculos, los tendones y el tejido óseo.

En la mayoría de los casos, los dolores en las espinillas pueden tratarse con descanso, hielo u otras medidas de cuidado personal. Usar el calzado adecuado y modificar la rutina de ejercicios son modos de ayudar a evitar que los dolores en las espinillas vuelvan a aparecer.

Causas:

La periostitis tibial se produce por el esfuerzo repetitivo en la tibia y los tejidos conjuntivos que unen los músculos al hueso.

Factores de riesgo:

  • Corredores, especialmente principiantes
  • Aumento súbito de la duración, frecuencia o intensidad del entrenamiento
  • Correr en terrenos irregulares, como montañas, o superficies duras como el cemento
  • Realizar entrenamientos tipo militar con mochila pesada
  • Tener pie plano o arco plantar alto.

Síntomas:

Si tienes dolor en las espinillas, puedes notar dolor con la palpación, molestias o dolor en la parte interna de la tibia e hinchazón leve en la parte inferior de la pierna. Al principio, el dolor puede detenerse cuando dejas de hacer ejercicio. Con el tiempo, sin embargo, el dolor puede ser continuo y cuidado porque puede producirse una fractura por sobrecarga.

Patología periostitis tibial

Prevención:

Para ayudar a prevenir el dolor en las espinillas realiza lo siguiente:

  • Analiza tu movimiento. Un análisis de vídeo formal sobre la técnica que usas al correr puede ayudar a identificar los patrones de movimiento incorrectos que pueden contribuir al dolor en las espinillas. En varios casos, un pequeño cambio en la forma de correr puede ayudar a disminuir el riesgo. Intentar reducir la cadencia en un 10% según indican los últimos estudios científicos puede ser de gran ayuda.
  • Evita hacer ejercicio en exceso. Correr en exceso o realizar otra actividad de alto impacto durante mucho tiempo a una intensidad demasiado alta puede sobrecargar las espinillas.
  • Elige el calzado adecuado. Si eres corredor, reemplaza tu calzado cada 580 a 850 kilómetros.
  • Considera soportes para el arco de tu calzado. Los soportes para el arco de tu calzado pueden ayudar a prevenir el dolor en las espinillas, especialmente si tienes empeine bajo.
  • Considera plantillas que absorban los impactos. Pueden ayudar a reducir los síntomas del dolor en las espinillas y prevenir la reaparición.
  • Reduce el impacto. Entrena con un deporte que tenga menos impacto en las espinillas, como nadar, caminar o bicicleta. Recuerda comenzar actividades nuevas poco a poco. Aumenta el tiempo y la intensidad gradualmente.
  • Agrega entrenamiento de fuerza a tus ejercicios. Los ejercicios para fortalecer y estabilizar las piernas, los tobillos, las caderas y los músculos centrales pueden preparar tus piernas para soportar deportes de alto impacto.

Tratamiento:

Un buen estudio biomecánico es fundamentar para ver el origen de los problemas.  La Electrolisis Percutánea Musculoesquelética es el tratamiento estrella: Visualizando la tibia y tejidos superficiales con la ecografía la corriente se aplicará en las zonas fibrosadas o más hiperecoicas. También se descontracturará la musculatura circundante con técnicas de Masaje Descontracturante o Punción Seca.

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?