Lesión del corredor o síndrome de la cintilla iliotibial

Patologia Lesión del corredor o Síndrome de la cintilla iliotibial

¿Qué es la cintilla iliotibial?

En la consulta semanalmente podemos encontrarnos pacientes con esta patología. Es una afección característica en corredores de larga distancia y ligeramente en menor medida en ciclistas. Se trata de una tendinitis de la banda iliotibial pudiendo ir acompañada de un proceso de bursitis.

La cintilla iliotibial forma parte del músculo tensor de la fascia lata, teniendo su origen ubicado en la espina iliaca anterosuperior, y su inserción es a través de la cintilla iliotibial en el cóndilo lateral de la tibia (en el Tubérculo de Gerdy). Su principal función es la Abducción (separación) de la cadera y la estabilización de la rodilla por su cara externa.

¿Cómo se produce?

Generalmente se desarrolla de forma progresiva, limitando la continuidad en el tiempo de carrera.  Comenzando a los diez o quince minutos, e impidiendo la continuidad de la carrera. El dolor aumenta con las pendientes, así como con un ritmo lento, porque aumenta el tiempo de contacto de la cintilla iliotibial con el epicóndilo del Fémur.

Factores favorables:

  • Exceso de pronación dinámica.
  • Dismetría entre miembros.
  • Genu Varo.
  • Sobre-entrenamiento.
  • Uso de calzado inadecuado para el deporte.
  • No hacer los estiramientos de forma correcta.

¿Cómo es el diagnóstico?

El diagnóstico es sencillo a través de una exploración en camilla y localización del dolor mediante la palpación del epicóndilo lateral del fémur (cara externa de la rodilla). Suelen existir puntos gatillo a lo largo de la fascia lata.  El diagnóstico se puede completar con una ecografía. Hay 2 puntos a lo largo del tendón que presentan patología comúnmente detectada con la ecografía:

  • La inserción de la cintilla en el tubérculo de Gerdy. Hablamos en estos casos de una estesopatía
  • El cruce de la cintilla sobre el epicóndilo lateral. En estos casos suele ser una inflamación de la Bursa por roce.

Tratamiento:

Una vez se tenga el diagnóstico basado en la sintomatología del paciente y en las imágenes ecográficas que se obtengan en la consulta se decidirá cuál es el tratamiento más eficaz.

Generalmente, el tratamiento se basa en 3 técnicas:

  1. Descarga muscular mediante Masaje Descontracturante y Punción Seca
  2. Realización de la Electrolisis Percutánea Musculoesquelética mediante una corriente galvánica que se introduce a través de una aguja (siempre visualizado mediante técnicas ecográficas)
  3. Plan de ejercicios excéntricos para ayudar con la realineación de las fibras de colágeno. Se recomienda la ingesta de vitamina c y colágeno tipo III durante todo el proceso de recuperación. Si finalmente estas técnicas fracasan se recurrirá al empleo de inyecciones de Plasma Rico en Plaquetas (P.R.P) o factores de crecimiento, combinado con inyecciones volumétricas. Inyecciones que serán siempre aplicadas en el lugar apropiado ya que se realizarán visualizadas a través de ecografía. En un tendón inflamado y no degenerado también está indicado el uso de Infiltraciones con Corticoides.
Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?