Bursitis

Patologia Bursitis

¿Qué es la bursitis?

Dentro de determinadas articulaciones de nuestro cuerpo, podemos encontrar una Bursa que se trata de un pequeño ‘’saquito’’ con una pequeña cantidad de líquido cuya función es servir de almohadilla a los tendones, músculos y huesos de dicha articulación, para ayudar así a su movimiento y a reducir la fricción entre los mismos.

Cuando hablamos de “-itis’’ nos estamos refiriendo a inflamación. De este modo, el término bursitis significa que esa Bursa está inflamada, produciendo con ella dolor y, por ende, limitación en el movimiento.

¿Cuáles son sus causas?

Su causa principal es el sobreuso de la articulación (sobrecarga) que puede ser debido a movimientos continuos y repetitivos o a algún tipo de sobreesfuerzo en su actividad.

Otra causa común es el traumatismo, es decir golpes directos sobre la articulación o caídas.

De forma menos común, pero que también la podemos encontrar, es provocada por infecciones u otras enfermedades como Artritis Reumatoidea o la Gota.

¿Qué sentimos cuando tenemos una bursitis?

Como hemos explicado antes, las bursas forman parte de las articulaciones y por ello, en función de la bursa (y de la articulación) que esté afectada, tendremos una sintomatología u otra.

Los síntomas principales en la bursa subacromial serán:

  • Dolor de hombro que puede bajarse por el brazo y con más intensidad durante la noche
  • Incapacidad para realizar el movimiento de forma adecuada (consecuencia principalmente de este dolor). Principalmente la extensión de hombro (elevación del brazo) y abducción de hombro (separación del brazo del cuerpo)
  • En algunas ocasiones podemos llegar a encontrar incluso enrojecimiento de la zona junto con hinchazón. Si además de la hinchazón y el enrojecimiento el paciente cursa con fiebre hay que ir urgentemente al hospital más cercano.

Diagnóstico:

Lo más importante para tener un buen diagnóstico (como en cualquier otra patología) es basarlo en 3 premisas.

  1. La realización de una buena anamnesis (preguntas para la recogida de datos). El cuerpo humano es una estructura muy compleja y muchas veces nos presenta dolor en una zona que no tiene por qué estar afectada. De este modo, realizando las preguntas adecuadas al paciente podremos obtener un mejor diagnóstico y con ello encaminar el mejor tratamiento.
  2. la exploración física y así correlacionar los datos que nos ha dado nuestro paciente con los que obtenemos nosotros en la palpación y en realización de test ortopédicos.
  3. Las imágenes ecográficas que le vamos a realizar en la consulta.

Tratamiento:

La bursa subacromial es una estructura que debe ser prácticamente invisible a las técnicas ecográficas. Cuando mide más de 2 milímetros se puede decir que la misma está inflamada. En los casos más crónicos además nos encontramos calcificaciones en su interior. Gracias al uso del ecógrafo ya no es necesario operarla quirúrgicamente. Podemos realizar Lavados Bursales hasta diluir las calcificaciones para así extraerlas. En los casos más agudos las Infiltraciones Ecoguiada con Corticoides son las más eficaces. Al ser una técnica ecoguiada nos permite ser más precisos y utilizar menos medicamento en el tratamiento comparándolo con otros centros que lo realizan sin ecografía. Para los pacientes con alergia a los antiinflamatorios, el Ozono es un antiinflamatorio natural sin contraindicaciones (Ozonoterapia). La Electrolisis Percutánea Musculoesquelética nos servirá como ayudante para acelerar el proceso de recuperación.

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?