Dolor sacroiliaco o sacroileitis

Patologia Dolor Sacroiliaco o Sacroileitis

La Sacroileitis o dolor Sacroiliaco es un dolor que tiene su origen en la parte inferior de la columna; la articulación sacroiliaca tiene como fin transmitir las cargas desde el tronco hacia la pelvis y las piernas y viceversa.

Las articulaciones Sacroiliacas apenas se mueven, y tienen una función amortiguadora, que en el caso de estar afectadas, no se puede desarrollar correctamente originando dolor.

Causas de la SACROILEITIS O DOLOR SACROILIACO:

La articulación sacroiliaca se puede lesionar en caso de traumatismos, infecciones, procesos reumáticos. Así mismo es relativamente frecuente que exista dolor en la zona en relación con el embarazo y el parto.

Recientemente se están publicando trabajos que relacionan el dolor Sacroiliaco con la existencia de una artrodesis lumbosacra, siendo la articulación sacroiliaca la afectación natural inferior adyacente a una fusión o artrodesis lumbosacra.

Síntomas de la SACROILEITIS O DOLOR SACROILIACO:

El paciente afecto de dolor Sacroiliaco, refiere problemas en la parte baja de su columna, con sensación de pinchazos hacia glúteos e incluso Ciatalgias verdaderas que asemejan a una ciática de origen discal.

Diagnóstico:

Para tener un diagnóstico del dolor Sacroiliaco necesitamos que al menos 3 de los 4 test ortopédicos realizados sean positivos: Test de compresión sacroiliaca, test de distracción sacroiliaca, Test de Patrick y Test de Gaenslen. Si 3 de estos 4 Test son positivos estamos ante una disfunción de la articulación Sacroiliaca.

Las pruebas de imagen complementarias también son de gran ayuda.

Tratamiento:

Lo primero es tratar la musculatura multífida del sacro. Si no se trata se pueden perpetuar los síntomas. Es una musculatura muy fibrosa y profunda que no se deja masajear y por lo tanto la Punción Seca es la técnica más indicada. El calor en profundidad también será de gran ayuda (Diatermia o microondas). Una vez relajada la musculatura del sacro se procederá a realizar pequeños empujes postero-anteriores tipo Maitland para darle movilidad a la articulación. Siempre en un rango de movilidad no doloroso. Si los empujes de poca amplitud no desbloquean la movilidad del sacro se procederá con Técnicas Osteopáticas de alta amplitud. Si después de aplicar estos tratamientos conservadores la sintomatología no mejora se pueden aplicar otras técnicas más invasivas: Infiltraciones Ecoguiadas de Corticoides, Plasma Rico en Plaquetas (P.R.P) o factores de crecimiento, y la Ozonoterapia. O una combinación de ozono con las anteriores.

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?