Contracturas gemelos

Patología contracturas de gemelos

Contractura de gemelo, ¿cómo ocurre?

No hay nada peor que despertarse en medio de la noche con un intenso dolor en el gemelo, sin saber por qué ni que hacer para poder relajarlo.

Muchas situaciones como el exceso de ejercicio, la mala alimentación (bajo nivel sérico en magnesio) o incluso el estrés pueden causarnos una contractura de gemelo.

¿Qué es la contractura de gemelo?

La contractura de gemelo (o, como también se conoce, la subida de un gemelo) es una de las contracturas musculares más dolorosas que hay. Es algo que nos ocurre de manera muy frecuente incluso si no somos personas deportistas o que están en etapas de crecimiento. Notamos que los músculos se contraen de repente y no podemos relajarlos.

¿Por qué se contractura el gemelo?

Los gemelos pueden contracturarse por muchos motivos diferentes, incluso sin importar la edad que tengamos.

Estas son las causas más frecuentes, aunque pueden existir otras:

  • Falta de calentamiento: Esto ocurre cuando vamos a realizar algún esfuerzo físico o deporte y no calentamos previamente. También debemos tener presente el estirar los músculos 40 min después de acabar el ejercicio para lograr una adecuada relajación de los mismos.
  • Exceso de deporte o ejercicio físico: Incluso si somos de las personas muy deportistas, siempre tenemos que tener claros nuestros límites y no realizar un sobreesfuerzo que pueda terminar en una contractura o incluso con una lesión del músculo.
  • Mal gesto: Si estamos andando y cambiamos bruscamente la dirección de la marcha, se da lo que se conoce como mal gesto y puede provocarnos una contractura.
  • Déficit de potasio: Las personas con alimentación pobre en potasio (y magnesio) tienen más posibilidades de sufrir contractura de gemelos.
  • Estrés: La tensión, la ansiedad y otras situaciones de estrés pueden provocar una tensión constante en los músculos, que muchas veces no reconocemos. Estas situaciones son las que hacen que se nos suba el gemelo cuando estamos durmiendo, momento en el cual los músculos están relajados.

Síntomas:

Uno de los síntomas de la contractura de gemelo más notorio y claro es el intenso dolor cuando intentamos apoyar o mover la pierna.

Se pueden notar un bulto que nos provoca dolor si lo tocamos.

Podemos, además, tener una movilidad reducida del músculo o del grupo de músculos. Al aplicar carga o intentar forzar los músculos, notamos un aumento del dolor y la molestia.

Impotencia funcional.

Tratamiento

El tratamiento se basa principalmente en Masaje Descontracturante, estiramientos analíticos F.N.P, Punción Seca y calor en profundidad a través de corrientes de alta frecuencia (Diatermia o microondas).

Datos de contacto
Horario de atención
  • Lunes-Viernes: 09:00 –  14:00
    Tardes:  16:00 – 20:00
  • Sábados: 09:00 –  14:00

¿Tienes alguna pregunta o duda acerca de esta patología?